Ir al contenido principal

Entradas

DIGAMOS LAS COSAS COMO SON... en ARGENTINA

LAS COSAS COMO SON 20 DE ABRIL 2021 DIGAMOS LAS COSAS COMO SON... en ARGENTINA  $ 3.900 sale llenar el tanque de un auto y $7.000 de una camioneta, aprox. U$S 24  . . . NADA, si lo comparas con otros países del mundo... Pero esos U$S 24 representan el 20% de una jubilación y un 15% de un salario formal. La nafta, el asado y todo lo que vos sentís que esta por las nubes, en realidad esta todo regalado, cualquier país del mundo paga mucho más caro por todas esas cosas... La cuestión es que tu salario es un hazme reír para los extranjeros, cuando se lo contás, no lo pueden creer. CONCLUSIÓN: Las cosas no están caras, tu sueldo es bajo y sabés porqué? Porque la productividad es baja... Sabes porqué? Porque la mitad del país no produce nada, vive de un subsidio o con un sueldo del estado. Empobrecieron este país de una manera alevosa, la mayoría no tiene la capacidad ni la voluntad para generar un emprendimiento, porque si lo llegas a hacer te cagan de todos lados... Te acosa la AFIP, los s
Entradas recientes

Humor sobre las cadenas de Whatsapp del 2002

 Queridos amigos: Amigos, gracias por todas las cadenas de Whatsapp que me habéis mandado y las que me mandaréis en el 2002: Ya no saco el dinero de los cajeros porque me van a poner una pantalla falsa, que me hace creer que se tragó la tarjeta y después me robarán el saldo disponible. Dejé de tomar Coca-Cola después de enterarme que sirve hasta para quitar el sarro de los inodoros y además oxida los gayumbos. Dejé de ir al cine por miedo a sentarme en una butaca y pincharme en el culo con una jeringa infectada de SIDA. Huelo a perro sin bañar, porque dejé de usar desodorantes, ya que producen cáncer de sobaco. No dejo el coche en los estacionamientos ni en ningún otro lado y a veces tengo que caminar como 7 manzanas por miedo a que me droguen con la muestra de un perfume para robarme y quizás con suerte ni me violen. También dejé de contestar las llamadas telefónicas, temiendo que me pidiesen marcar el 9 y me llegue una cuenta telefónica de la ostia, porque me robaron la línea y llama

Relato de un venezolano

EN EL DÍA DEL AMOR ME TOCÓ LLORAR Sumito Estévez - Chef venezolano  Estoy en Manta. Ecuador. Hago un festival en un restaurante. En la cocina hay venezolanos. Uno de los anfitriones es venezolano. El señor que cuida los carros no es empleado pero le dan almuerzo y vive de lo que le den. En el camino un semáforo rojo es la oportunidad que espera un andino, infiero por su acento educado, para limpiar el vidrio del auto. Un andino como de mi edad, ya entrado en la década de los cincuenta. Ahora que lo medito el que cuida los autos, el anfitrión, el limpiavidrios, ya no son tan jóvenes. La gente no tan joven suele tener una vida hecha. Tenían. Estoy en la habitación. Suena los nudillos de alguien contra la madera. Entra Fredy a asearla. También es un hombre como de mi edad. Es raro que un hombre limpie la habitación de un hotel. Ahora que lo pienso, no recuerdo si antes me había pasado. Voy a contar la historia de Fredy. No sé si Fredy se escribe con una o con dos des. Hablé mucho rato con